Interseccionalidad y la imposibilidad de traducir la violencia relacionada con el género


En mayo se presentó el proyecto #IgualtatsConnect durante la conferencia: Normatividad y resiliencia en la traducción y la cultura (Varsovia, 27-29 de mayo de 2019) para gigi guizzo, directora de proyectos de la UE, CEPS Proyectos Sociales, Barcelona.



Resumen:

Se está generalmente de acuerdo en que la investigación a través de países, con diferentes contextos culturales y / o lingüísticos, aporta dificultades de traducción, sobre todo en la combinación más compleja de interpretaciones, connotaciones o significados culturales. En los proyectos relacionados con el género y la violencia, hay muchas dificultades de traducción en un sentido más amplio, que hay que reconocer para permitir un intercambio intercultural fructífero y / o la comparación de los resultados de la investigación o la compartición de materiales. Una cuestión fundamental es la diversidad de entendimiento de los principales términos utilizados, incluyendo la “violencia de género”, “violencia doméstica” y “violencia de machista”.

Este artículo examina la traducción lingüística y cultural como retos clave de los proyectos transnacionales que abordan las discriminaciones relacionadas con el género. Considera las cuestiones de la traducción en proyectos europeos, citando la experiencia de al menos dos proyectos específicos que abordan la discriminación desde una perspectiva interseccional: ‘Igualdades conectadas: intersectorialidad en las políticas públicas locales “y” GAP work: mejorar el género intervención por la violencia y referencia a través de la formación de profesionales que trabajan con jóvenes.

Los principales retos que se exploran son i) las dificultades de acordar traducciones relevantes, ii) el problema de la precisión a través de los marcos culturales, iii) el problema de trabajar en inglés como lengua de investigación “compartida” que corre el riesgo de normalizar un falso sentido de una experiencia universal de discriminación.

Los proyectos de investigación sobre la violencia y la discriminación relacionados con el género que trabajan en diferentes países y que deseen producirconclusiones compartidas o sugerir acciones compartidas, deben contemplar y abordar la dificultad de la traducción desde el principio. Deben trabajar con las tensiones (más que contra ellas) que surgen cuando se discuten terminologías y significados en un grupo con personas de diferentes países que trabajan en un tema compartido en diferentes idiomas y contextos culturales. Es aquí donde un enfoque interseccional ayuda a resaltar como la discriminación siempre es inherentemente relacionada con el contexto en que ocurre, y siempre escapa a una traducción “completa”.

Este texto se basa en parte en el capítulo ‘Lost in translation? Comparative and international work on gender-related violence’ by gigi guizzo, Pam Alldred and Mireia Foradada-Villar, in the The Routledge Handbook of Gender and Violence, 2018

Descarga el power point de la ponencia aquí: Lost in translation and intersectionality